Quizá conoces el térmico codo de tenista o epicondilitis, pero no debes confundirlo con una epitrocleitis o codo de golfista. Hoy, desde nuestro centro de fisioterapia deportiva en Getxo, te vamos a contar algunos detalles acerca de esta lesión. 

El codo de golfista se da cuando se produce una inflamación en las inserciones tendinosas de los músculos epitrocleares, en la cara interna del antebrazo. Los esfuerzos repetidos de flexión de muñeca que sobrecargan esta zona son los que contribuyen al desarrollo de esta dolencia. Si la patología permanece en el tiempo puede irritar el nervio cubital y dar origen a parestesias y pérdidas de fuerza.

Además de en golfistas, es común que en cualquier centro de fisioterapia deportiva en Getxo observen frecuentemente la epitrocleitis o epicondilitis medial en lanzadores de javalina y otros deportes que requieren o bien flexión de muñeca o bien pronación del antebrazo. Sin embargo, esta dolencia también se da en gente sedentaria.

En las clínicas de fisioterapia se busca la recuperación de este tipo de patologías mediante una programación de ejercicios individualizada y adaptada y otra serie de terapias manuales y movilizaciones. Es especialmente relevante reforzar la extensión de muñeca y la supinación.

El diagnóstico suele ser favorable tras poco tiempo de tratamiento, y no se trata de una patología grave, ni mucho menos. Aunque en caso de ser deportista será requisito indispensable volver a reintroducir los gestos críticos de forma progresiva y bajo la supervisión de un profesional del deporte.

No debemos olvidar que, como muchas otras patologías relacionadas con la postura o los gestos deportivos, de no tratarse y cronificarse en el tiempo, el codo de golfista puede dar origen a un atrapamiento del nervio cubital más o menos grave que requiera de cirugía. En Arane Fisioterapia podemos ayudarte.